SECCIÓN TURISMO
 

TURISMO Y SENDERISMO...LUGARES INTERESANTES...

 

LUGARES TURÍSTICOS

   

 

Las defensas de Rubielos de la Cérida

En la Guerra Civil del 1936

PUEDES VISITARLAS HOY POR MOTIVOS DIFERENTES POR LOS QUE SE CONSTRUYERON.

PUEDES VISITARLAS HOY POR TURISMO, POR RELAX, CULTURA  Y POR OCIO...NO TE LAS PIERDAS.

GALERIA DE IMAGENES DE LOS PARAPETOS 1

GALERIA DE IMAGENES DE LOS PARAPETOS 2

 

Podemos decir que Rubielos de la Cérida fue el límite de las tropas del General Franco, que hacía frontera con las tropas de la zona republicana. Fue un lugar estratégico para mantener a distancia al enemigo. Las fuerzas republicanas llegaron hasta el límite de Rubielos por la parte de Argente, Lidón, Corbatón, Alpeñés, Cosa y Bañón. Nunca llegaron a entrar en el pueblo, y gracias a eso, podemos gozar de unos retablos barrocos fenomenales en nuestra Iglesia. El del altar es uno de los mejores de toda la Provincia de Teruel.

Todos estos datos que siguen,  están sacados del libro "Lugares de la Guerra" de Alfonso Casas Ologaray, Ediciones Tirwall. El escritor del libro nos dice lo siguiente refiriéndose a las defensas del pueblo de Rubielos, también llamadas TRINCHERAS O PARAPETOS:

“La ausencia de un Ejército plenamente operativo en la zona republicana, hizo que ya desde el comienzo de la guerra se planteara la necesidad de levantar líneas defensivas que impidieran el avance de las fuerzas sublevadas. El planteamiento por parte del Estado Mayor republicano, a lo largo de la contienda, de numerosas y brillantes operaciones ofensivas, ejecutadas luego con mayor o menor acierto, no significó un abandono de esta idea que profundizaba en la construcción de líneas de defensa fuertes y estables. Ejemplo de esta política es la creación del llamado Cinturón de Hierro de Bilbao, las obras defensivas que rodeaban Madrid o la Línea XYZ que cerraba el paso sobre Valencia al Ejército nacional.

Por su parte, el progresivo avance de las tropas franquistas limitaba la defensa de su territorio a simples líneas de trincheras o parapetos con escasas obras de fábrica. Una de las excepciones a este criterio generalizado lo constituye una línea situada en el extremo más alejado del campo de batalla: Rubielos de la Cérida. 

Esta línea fortificada orientada hacia el campo de Visiedo y el valle del Jiloca está formada por un muro principal de piedra y cemento, del que se separan algunos ramales construidos con los mismos materiales. El muro, con una longitud considerable y la suficiente altura como para proteger al infante presenta, en general, un buen estado de conservación. A lo largo de la línea se intercalan sesenta puestos de tirador con mirillas, siete nidos de ametralladoras y, protegidos tras el muro, tres refugios cubiertos, uno de los cuales todavía se conserva intacto

 

Este sector fue el punto de partida de la 1ª División de Caballería del general Monasterio y de la 5ª División navarra del general Bautista Sánchez en la segunda fase de la batalla de Teruel, la que se ha dado en llamar batalla del Alfambra.

Concluido el asalto a las posiciones de los Altos de las Celadas, y ante la dificultad que suponía derrotar al enemigo en un terreno tan limitado, con el riesgo de ver cortadas en zonas más alejadas de la ciudad las líneas de suministro tal y como había demostrado la maniobra de la 27 División republicana en Singra, a finales de enero, Franco había decidido ampliar la ofensiva sobre todo el territorio que se encuentra situado entre los vértices imaginarios de Villalba Baja, en el punto más próximo a la capital, y los de Bueña y Portalrubio en sus extremos.

La operación se inició el día 5 de febrero de 1938 con una preparación artillera, rompiendo el frente la 5ª División en la zona central de la maniobra. Una vez rota la línea cubierta por la 61 Brigada republicana, la 1ª División de Monasterio se lanza, en las primeras horas de la mañana del día 6, en una prolongada carga de caballería sobre el campo enemigo en dirección a Argente, atravesando algunos escuadrones del ler. Regimiento el paso de Aguatón y tomando de revés las posiciones gubernamentales. Y mientras tanto, el 2` Regimiento se dirige sobre Visiedo y, tras su conquista, avanza sobre las poblaciones de Lidón y Camañas, situadas en sus flancos, al tiempo que otras unidades alcanzan Perales de Alfambra completando la conquista del margen derecho del río desde esta localidad hasta Alfambra.

El lugar en el que se sitúa esta fortificación al igual que otros lugares que circundan, Rubielos de la Cérida, se convirtió en esos días en el punto de reunión de la 1ª División de Caballería. Desde allí partió la primera y la última gran carga de la caballería que tuvo lugar durante la guerra civil, cruzando de un extremo a otro todo el campo de batalla en una operación que significaría para la República la pérdida de 14 pueblos, 1.000 Km. cuadrados y 16.000 combatientes”.

ver mas informacion>>>>

E-mails: ayuntamiento@rubielosdelacerida.com;    webmaster@rubielosdelacerida.com;  © Copyright   Rubielosdelacerida.com