SECCIÓN LEYENDAS

 
 

 

 
 
 

LA SIMA DEL PRADO DE LA DULA

Se cuenta que  en el centro del pueblo existían unos huertos, en los que las tardes de verano el cura del pueblo iba a descansar y se sentaba en una silla a la sombra para pasar la tarde leyendo y echándose alguna que otra siesta.

Un día de mucho calor el cura, sediento,  se fue a casa a echar un trago de agua, dejando en su lugar el libro encima de la silla.

A la vuelta se encontró en el lugar de la silla, un agujero en el suelo que más bien parecía un pozo, la silla y el libro habían desaparecido, el hombre se dio cuenta que también a él se le podía haber tragado al pozo, mientras estuviera descansando.

 

Con el tiempo el pozo fue creciendo y creciendo, hasta formarse una gran sima de agua, la cual sigue hasta hoy en día, cada vez la sima de agua va ganando terreno y aunque han venido buzos a estudiarla no han podido medir su profundidad, ni se han atrevido a adentrarse debido a la suciedad y profundidad de la misma.

Cabe destacar que según cuentan las personas mayores del pueblo, en tiempos de posguerra la gente por miedo a que les pillaran con armas, bombas y alambradas las arrojaban a la sima por la noche, para poder deshacerse así de ellas, “sabe Dios lo que habrá allí dentro.”   

 

LA CAIDA DEL CARRO EN LA SIMA: 

Hace unos años, y aun la gente mayor del pueblo recuerda, como en época de cosecha, entonces se segaba a mano, una familia del pueblo, cargó como era costumbre, su carro de sacos de trigo para llevarlos a buen recaudo.

La familia dejó el carro con las mulas y las sacas de trigo, en la puerta de su casa durante un tiempo, para solucionar algún menester de la casa.

Esta familia que vivía y aun hoy en día vive en la plaza enfrente de la sima, se alarmó al oír  a las mulas y salió a su auxilio. Entonces se encontraron la dantesca imagen de encontrar que la tierra había cedido ante el peso del carro las mulas y las sacas de trigo.

Corriendo y gracias a la ayuda de los vecinos solamente pudieron salvar a las mulas, que yacían suspendidas del yugo que las unía al carro, el cual se hundía irremediablemente en el gran agujero. De las sacas de trigo y el carro nada se supo, ni se pudieron rescatar, el gran socavón formaba parte de la sima y el miedo a que la tierra del barrio bajo cediera, se adueño de los vecinos.

Los habitantes  del pueblo se reunieron y acordaron tapar el gran agujero creado en la plaza, con todas las piedras, escombros, y tierra posibles hasta que lo taparon. La gente mayor recuerda la gran cantidad piedras y escombros que hubo que tirar, y el gran socavón que se produjo.

 

EL PAIRON DE SAN ANTONIO:

Un día caluroso una mujer y su hijo volvían con su mula  de los trabajos realizados en el campo.

Iba el pequeño montado en la mula, cuando algo la excito y ésta comenzó a correr. El niño al caerse se quedó enganchado por el estribo y la mula lo fue arrastrando por el agrio camino de piedras y tierra.

La madre ante tan cruel escena, se encomendó a San Antonio, pidiéndole que hiciera que la mula parase, y en ese mismo instante la mula se paró.

El chico salió vivo del percance con alguna magulladura en el cuerpo y la familia de el chico construyó un peirón como ofrenda, en el mismo lugar donde la mula paró.

 

Dicho lugar se encuentra cerca de la fuente vieja y el lavadero y en el aún puede leerse "Victorino Zorraquino hace esta ofrenda a San Antonio por el milagro realizado en su propia persona en 1870"

La familia Zorraquino  estuvo vinculada con la fundación de los Turrones Zorraquino que perduran hasta hoy en día. Hasta hace unos años esta familia hacia un invite para todo el pueblo el día de San Antonio, era un día significativo .

Toda persona mayor que se le pregunte guarda un gran cariño hacia esta familia y estos recuerdos.

 

EL CANTO DE LA AURORA EL DÍA DE LA MERCED:

Era tradición en fiestas y sigue siendo hoy en día, que  el Sábado de fiestas se salga  muy pronto a cantar la aurora. Ello consiste en recorrer el pueblo cantando esta canción de índole religioso.

"Es María la caña del trigo / San José la espiga y el niño la flor / El espíritu santo es el grano / Que está formado por obra y amor.

Cristianos venid / Cristianos llegad / A rezar el rosario a María / Y a pedirle todos alguna merced.

Hoy señora Rubielos te aclama / La patrona insigne de su juventud /Hoy te cantan alegres tus hijos / Las coplas de siempre con solicitud.

Cristianos corred / Cristianos llegad / A rezar el rosario a María / Y a pedirle todos alguna merced.

Por el título augusto que ostentas / Todos confiados venimos a ti / A pedirle consuelo ahora/ Y que de mercedes nos colmes allí.

Hoy es la Merced/ Hoy es la Merced/ Venid todos venid a María/ Que en oir a todos está su placer.

De los campos el fruto abundante/ Hemos recogido con felicidad/ Labrador no te vuelvas ingrato/ Y dale las gracias a quien te los da.

Ven pues a alabar/ Ven pues a alabar/ Al señor y a su madre purísima/ Y a pedirle fuerzas para trabajar."

Antes eran las personas mayores las que salían a cantar, en la actualidad salen los jóvenes y ya son pocas las personas mayores que salen a cantar.

Todas las personas recuerdan, y aun hoy en día sigue sucediendo que  durante el recorrido algunos vecinos salgan a la puerta y deleiten a los cantadores con algunas pastas y alguna copica de anís.

Aun se recuerda como por la mañana te despertaban los cantos de la aurora y como por el timbre de la voz se reconocía a los cantadores que iban.

ESCUCHAR AURORA  2006

 

PAIRON DEDICADO A UN NIÑO. 

Aquí se quiere contar con el máximo respeto posible, el porque se hizo un pairón, el cual encierra un triste hecho.

No se sabe bien porqué  y hay muchas versiones, la gente mayor siempre fue reacia a narrar sucesos y leyendas que se prefieren olvidar. Esta es una de ellas, pero no debe tomarse al pie, sino con respeto.

Se cuenta que un niño jugueteaba con su cabra que se metió a pastar en predio particular de otra familia con la que tenían diferencias.  Estos retuvieron al niño y en la discusión lo mataron de un golpe de hoz en el cuello.

También se cuenta que  el niño no pastaba, sino que cuidaba del rebaño, cuando divisó a unos ladrones de ganado y estos al verse sorprendidos mataron al niño con la hoz.

Sea como fuere la verdad es que en el lugar se colocó este peirón en el cual ya casi no se puede leer la inscripción. En la inscripción solo se puede entreleer " El niño Fermin Jus....a los 10 años de edad. RIP Rogad por su alma."

La verdad es que  la gente mayor tenga razón, y sea mejor olvidar, pero no se debe perder en el olvido el porque se hizo ese pairón. 

 

LA LANGOSTA:

En el término de Alpeñés existe una ermita dedicada a la Virgen de la Langosta.  Está edificada en la ribera del río Pancrudo y en una explanada donde se dan cita más de treinta pueblos de la comarca. La tradición cuenta que en el siglo diecisiete  existió una plaga de langosta imparable por lo que se hicieron procesiones, oraciones,..pero esta plaga  de langostas  invadieron todo el territorio y atacaron a las cosechas de cereales de tal manera que no dejaron nada. Los habitantes de la comarca se aclamaron a la Virgen con el nombre de la Langosta y decidieron levantar la ermita  para acudir todos los años a sus plantas para pedir su intercesión por las cosechas y verse libres de esas plagas.

Se edificó una gran ermita basílica de estilo barroco con estas características:

"La ermita de la Virgen de la Langosta, en la carretera a Cosa, es del S.XVII; tiene una nave y capillas en los laterales; la cúpula sobre pechinas, del crucero, al exterior se transforma en cimborrio octogonal; en un paramento interior hay restos de un arco de herradura, quedando restos de pintura; tiene coro alto a los pies, con labor de madera en el antepecho".

Se construyeron también adosadas a la ermita habitaciones para cada uno de los pueblos de la comarca. Allí descansaban los peregrinos después de recorrer el camino y allí guardaban las ropas y las comidas.

La ermita era custodiada por un ermitaño, al que se le llamaba el santero. Tenía también su vivienda allí y vivía de continuo. Era el hombre que, además de estar como guardián,  proporcionaba a la ermita todo que hacía falta para el buen funcionamiento del culto,

Todos los años se celebraba el día del SITIO, llamado así, por el lugar que reunía a todos los pueblos de alrededor, en aquel sitio o lugar. Era un día de fiesta vivido en comunidad y con la alegría de todos compartida, los ancianos, los de mediana edad, los jóvenes y los niños. Todos acudían allí con la devoción de quien va a ver a su Madre y quiere pasar un día con ella en paz y felicidad. El que escribe estás líneas da fe e ello, pues muchas veces se ha desplazado, en su niñez y en su juventud, desde el pueblo a aquella ermita para vivir el día de la Langosta con todos al calor de la Virgen. Y en una ocasión para alegrar también el ambiente de los presentes ha bailado la jota de Teruel al son de las guitarras y bandurrias. Era un día lleno de vida, fervor, devoción, alegría y paz. Se volvía al pueblo cansado, pero con la satisfacción de haber cumplido una promesa hecha por nuestros antepasados y ratificada por los que les sucedíamos.

Era impresionante salir en procesión hasta carracosa. El sacerdote revestido con capa pluvial, acompañado de los monaguillos. Los mozos llevando las banderas y el sacristán la cruz procesional. Allí esperaban los peregrinos con sus meriendas y con las ganas de recorrer el camino y llegar a las plantas de la Virgen. Por la tarde era a la inversa. Se comenzaba la procesión en carracosa y se llegaba hasta la Iglesia para dar gracias al Señor por todo lo vivido en el día. Días que dejaban huella y que se recuerdan con gran alegría.

Pero aquel edificio se fue desmoronando poco a poco y llegó a declararse en ruinas. Se derrumbó. Parecía que la devoción iba a desaparecer, pero los pueblo se pusieron de acuerdo y junto a los escombros de la antigua ermita se edificó otra de proporciones más reducidas, pero suficiente para mantener el calor de la devoción a la Virgen de la Langosta y para mantener también la promesa de acudir allí todos los años, el primer domingo de Junio.

Lo que pudo ser una leyenda trasmitida para construir la ermita, se convirtió en una realidad. Benditas leyendas que nos llevan a descubrir que hay alguien a quien podemos acudir y en quien podemos confiar en esos momentos difíciles de la vida. Nunca estamos solos.

Que siga manteniéndose este día DEL SITIO. DIA DE LA LANGOSTA. Es el encuentro de los HIJOS CON LA MADRE.

 

COFRADÍA DE LA SANGRE DE CRISTO

La Cofradía  de la Sangre de Cristo fue una cofradía penitencial, vinculada a las procesiones de Semana Santa y al culto de la Pasión de Jesucristo.

Normalmente las personas se hacían cofrades al contraer matrimonio, tenían como obligación el ir a misa en épocas festivas y se pasaba lista con una tabla para ver que todos lo cofrades asistieran. En el caso de no asistir éstos debían pagar una multa. También asistían a funerales y colaboraban en él. En fiestas iban con el palio junto al párroco, a día de hoy todas las celebraciones que hacían se han perdido.

Las Cofradías de la Sangre de Cristo  fueron muy difundidas durante la segunda mitad del siglo XVI. La de Rubielos de la Cérida se sabe ya de su existencia por documentos desde mediados del siglo XVIII, pero posiblemente sus orígenes son anteriores.Se tiene constancia de su existencia desde 1766 hasta 1965.

Los fondos y documentos relacionados se guardan en la actualidad en el Archivo Parroquial de Caminreal. 

 

E-mails: ayuntamiento@rubielosdelacerida.com;    webmaster@rubielosdelacerida.com;  © Copyright   Rubielosdelacerida.com